Avisar de contenido inadecuado

Te invito a una siesta.

{
}

Calma y calor

Y me lo dijiste así, con esos ojos de niño malicioso y encaprichado mientras me mirabas intentando encontrar en los mios la respuesta esperada.

Te invito a una siesta en mi casa, fresquita, frente a la playa, en mi cama de sabanas de olas doradas. Vente conmigo mi niña que ya verás que bien lo pasas.

Me rio y te miro con las estrellas dibujadas en las pupilas, y un poco de arena de la playa pegada a mi espalda, con la travesura y las ganas, con la delicadeza de no decir ni que sí ni que no, porque no me da la gana.

Me invitas a qué exactamente mi alma, a caricias de verano, a cosquillas , a sabores olvidados...a qué me invitas?

Lo que tu me pidas te daré, chocolates, besos, manjares extraños, lo que tu quieras por tenerte a mi lado, a estas horas de la tarde cuando no hay nada, cuando el silencio y el sol invitan a dejarse llevar , a ser llevada.

Y así dormimos rozandonos, disfrutandonos, peleandonos con nuestras almas, qué los cuerpos que se desean no saben perder las horas en lechos de flores blancas.

{
}
{
}

Comentarios Te invito a una siesta.

Muy bueno, me gustó mucho tu forma de escribir este relato, está muy logrado y te manejas con una gran soltura en el desarrollo del mismo. Una siesta siempre es algo bueno,jje, y si es como la que comentas pues mejor que mejor.
me encanta la forma en que lo dices , buenisimo....
kareni Karen 28/05/2009 a las 02:35

Deja tu comentario Te invito a una siesta.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre